Loading...

5 Claves para entender por qué la Luz Ultravioleta es un aliado en nuestra lucha contra el COVID19

La Luz Ultravioleta ha sido durante décadas una tecnolgía de referencia para hacer frente a enfermedades de trasmisión aérea y ahora tambien frente al COVID19.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Tabla de contenidos

Contexto

El Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) advirtió hace unos días que la vacunación por sí sola puede no ser suficiente frente a la variante Omicron.

Lo cierto es que casi 2 años después de que se declarará la pandemia por COVID estamos viendo estos días nuevos récords de casos diarios en Europa y Estados Unidos.

La propia Presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advertía en redes sociales que venían semanas y meses duros. Los primeros datos sobre Omicron muestran un potencial de contagio 70 veces superior a Delta y escapan parcialmente a las vacunas sin refuerzo, aunque más leve en sus síntomas, el grado de incertidumbre ahora mismo es enorme.

Ante este panorama nuevamente preocupante, las autoridades europeas recalcan la importancia de adoptar intervenciones no farmacéuticas. Campañas de vacunación, restricciones de movilidad y refuerzo de los sistemas de salud.

Toca repetir el esquema, más restricciones, vacunación y refuerzos sanitarios. Cabe preguntarse entonces si ¿Es esta respuesta junto a la vacunación suficiente para doblegar al COVID?

Ninguna de los mecanismos disponibles para luchar contra el COVID es infalible para evitar la propagación del virus, ni si quiera las vacunas. Pero una superposición de medidas basada en una estrategia de capas podría ayudar a reducir significativamente la trasmisión del virus.

En el mundo académico, existe un nutrido panel de expertos que aboga por tomar medidas activas y permanentes para combatir la pandemia en cada palmo del terreno, especialmente en el terreno donde más trasmisible el Sars-CoV-2, los espacios interiores.

Y es que el virus del SARS-CoV-2 se trasmite por el aire mediante aerosoles infecciosos del tamaño de micras. Estos aerosoles infecciosos se acumulan espacios interiores donde pasamos cerca del 90% de nuestro tiempo según la OMS.

Espacios interiores por lo general mal ventilados donde además instalamos sistemas de climatización que tienen la capacidad de replicar esos mismos aerosoles por todo el espacio.

El aire que respiramos en interiores es la clave del control de la trasmisión del virus

Al igual que prestamos gran atención al saneamiento del agua desde hace décadas, ha llegado el momento de prestar atención al aire, pues ahí está la clave para la presente pandemia, futuras pandemias y enfermedades de trasmisión aérea con las que convivimos habitualmente como la gripe.

La estrategia de sumar capas de protección frente al COVID19 debe incluir por tanto, vacunación, mascarillas y distancia de seguridad. Pero es indiscutible la importancia de la ventilación y la filtración del aire como estrategia de prevención.

Y dentro del campo de la ventilación y filtración se abre un campo apenas explorado por los poderes públicos que podría ayudar a minimizar el impacto del COVID en nuestras vidas, escuelas, centros de salud y negocios.

Medidores CO2, diseño de sistemas de ventilación, modos de ventilar y palabras como HEPA y Ultravioleta Germicida deberían estar en boca de las autoridades de forma permanente. Pero la realidad ha sido bien distinta, se le ha prestado una atención mínima hasta bien avanzada la pandemia, cuando no se ignorado por completo.

De entre las tecnologías disponibles para atajar los aerosoles en espacios interiores, destaca una vieja conocida, la luz ultravioleta c o ultravioleta germicida. Está radiación no ionizante se ha usado desde hace decenios para el control de enfermedades de trasmisión aérea y bien aplicada puede ser un poderoso aliado frente al COVID19.

Medidor de CO2

¿Qué es la Luz Ultravioleta y cómo consigue eliminar cualquier tipo de patógeno?

Dentro del espectro electromagnético, en la zona no visible, las longitudes de onda comprendidas entre 200 – 290 nm inactiva el ARN/ADN de virus, bacterias y hongos por lo que no puede replicarse al tener su carga genética dañada.

La luz en la longitud de onda del UV-C germicida de 253,7 nm utilizada por las lámparas de baja presión alteran la estructura de la proteína en los patógenos (ADN en bacterias y hongos, ARN en virus), lo que hace que la célula se vuelva inactiva e incapaz de replicarse.

Proceso de inactivación de patógenos por luz ultravioleta

A través de un proceso conocido como fotodimerización, este daño genético destruye los ácidos nucleicos y la estructura de las proteínas de una célula creando lesiones dímeras que evitan que los microorganismos se infecten y se reproduzcan.

Además, este proceso de desactivación de patógenos se lleva a cabo sin la creación de productos químicos y sin la producción de compuestos orgánicos volátiles (COV) o subproductos peligrosos, como el ozono.

¿Es realmente efectiva contra el SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad del COVID?

Si. Un estudio de 2020 publicado en el American Journal of Infection Control encontró que, al igual que para el sarampión, la gripe y muchos otros virus, la longitud de onda de 253,7 nm es eficaz para desactivar el virus SARS-CoV-2.

El Sars-CoV-2 es altamente sensible a la radiacción ultravioleta

Por suerte, el SARS-CoV-2, virus causante del COVID19 es altamente sensible a la radiacción ultravioleta. El proceso de fotodimerización mencionado anteriormente se basa en una relación de tiempo e intensidad. En el caso de los coronavirus, una dosis de radiación baja es capaz de eliminarlo de forma rápida. ASHRAE ha establecido un valor de dosis de UV-C de 1.500 µJ / cm 2 para lograr una tasa de inactivación del aire del 99% para el virus SARS-CoV-2.

Susceptibilidad a la radiación ultravioleta c por tipo de patógeno

Un estudio de la Universidad de Cambridge sobre la efectividad de la filtración del aire en ambiente hospitalario durante la ola de principios de 2021 concluyo que El SARS-CoV-2 en el aire se detectó en las salas los cinco días anteriores a la activación de la filtración de aire / UV, pero en ninguno de los cinco días en que el filtro de aire / UV estuvo operativo.

Aunque ya conocíamos la efectividad de la luz ultravioleta sobre el SARS, numeroso estudios académicos han validado la eficacia frente al nuevo virus. Puede consultar una revisión de muchos de ellos en el siguiente enlace  https://bit.ly/3mvrD5k 

¿Dónde y cómo puede ser útil la Luz ultravioleta para reducir la capacidad contagiosa del virus?

La luz ultravioleta se ha utilizado tradicionalmente para operaciones de desinfección tanto en agua como superficies y ahora lo más necesario es su uso para la desinfección del aire. Actualmente existen 2 modelos de uso muy prácticos que juntos o combinados puede aportar un plus adicional de seguridad a los espacios interiores.

Los sistemas que incorporan lámparas ultravioleta a los sistemas de climatización

La instalación de lámparas germicidas en el interior de los sistemas de climatización y ventilación, UVC o UVGI HVAC, por sus siglas en ingles, es un método de desinfección del aire de uso relativamente más reciente donde las lámparas se instalan en el interior de los sistemas de climatización de conductos o Unidades de Tratamiento del Aire (UTA), normalmente frente a las baterías de intercambio de calor aguas abajo para una doble operación de desinfección, tanto de baterías como del aire que fluye por su interior.

La combinación de UVC y filtros de clase intermedia pueden proporcionan un rendimiento prácticamente equivalente a filtración HEPA, con una importante reducción de los costes de energía.

Instalación Lámapra Ultravioleta Germicida para Conductos

Los sistemas Upper-Room o de techo alto.

Son una tecnología madura, donde la radicación se emite de forma controlada en la parte superior de la habitación para irradiar grandes volúmenes de aire situando las lámparas UV-C en un cajón con un extremo abierto hacia el exterior donde la radiación es redirigida mediante deflactores en un ángulo fuera del alcance de las personas situadas en el interior. Estos sistemas llevan utilizándose desde la década de 1940 para afrontar enfermedades infecciosas de trasmisión aérea como la Tuberculosis.

Esquema de funcionamiento Upper-Room UVC

Los sistemas Upper-Room son muy útiles en espacios interiores muy concurridos, pues su capacidad de renovación de aire no tiene comparación con cualquier otro sistemas mecánico de filtración de aire. Por otro lado, los sistemas ultravioleta instalados en el interior de los equipos de aire acondicionado y sistemas de climatización son útiles en centros con escasa ventilación natural donde el aire recircula entre varias salas.

Hospitales, Centros de Salud, oficinas, clínicas, ocio nocturno, restaurantes y casi cualquier espacios de pública concurrencia podrían beneficiarse de esta tecnología para reducir la capacidad de contagio del Sars-CoV-2

¿Es segura la instalación de lámparas ultravioleta?

Si, los sistemas ultravioleta instalados por profesional y bajo el cumplimiento de los estándares de seguridad disponibles son seguros. La seguridad en su instalación y el control de la radiación es fundamental para no causar daños a las personas.

Con el objetivo de establecer unos requisitos mínimos de seguridad aplicables a estos equipos y dispositivos, la Asociación Española de Normalización (UNE) junto con la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (ANFALUM) y la colaboración del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Ministerio de Sanidad, han desarrollado la Especificación UNE 0068 (junio 2020): ”Requisitos de seguridad para aparatos UV-C utilizados para la desinfección de aire de locales y superficies

Resultado Antes y Después de tratar con luz ultravioleta una bateria.

En el uso normal, las fuentes de rayos ultravioleta seguras que se fijan en conductos de recirculación de aire o las que se utilizan para la desinfección del agua no deben suponer un riesgo de exposición para los seres humanos.

Las empresas que instalan Upper-Room realizan modelización para prever el comportamiento de la UVC y realizar instalaciones seguras al igual que la instalación en sistemas de ventilación, que se vale de radiómetros y dosímetros sensibles a la UVC para comprobar que la irradiación germicida permanece en un entorno controlado y lejos de las personas.

Existen guías técnicas para maximizar la instalación de sistemas ultravioleta sin comprometer la seguridad de los ocupantes. 

¿Cómo puedo comprobar que realmente funcionan las lámparas ultravioleta y elimina virus, bacterias, hongos y todo tipo de patógenos?

Si bien sabemos de la acción germicida de la radiación ultravioleta, la respuesta más difícil de responder es cuál es la acción real en un entorno dado.

Para entender que cantidad de patógenos puede eliminar la radiación UVC es necesario comprender las numerosas variables que entran en juego. Tiempo e intensidad son dos variables a las que hay que sumar la susceptibilidad de un patógeno a esta radiación que debe ser detallada bajo estudio científico.

A ello se suman varíales como humedad o temperatura, vida útil de las luminarias, velocidad del aire en sistemas de conductos o reflectividad de los materiales.

Ensayo Microbiológico de muestras de aire

En Omydes Group realizamos Ensayos Microbiológicos de muestras de aire en cultivo de placa petri a través de laboratorios independientes para verificar la acción germicida sobre Bacterias y Hongos. Los resultados no pueden ser más prometedores, en todos los ensayos realizados en instalaciones donde se pusieron lámparas ultravioleta la eliminación tanto de bacterias como de hongos estuvo siempre en el entrono de desinfección del 99%.

Si extrapolamos la sensibilidad de virus como el Sars-CoV-2, muchos más susceptibles a la acción germicida que bacterias y hongos, es fácil determinar una eliminación superior al 99,9% del virus del Covid.

La mejora de la Calidad del Aire Interior (CAI) se situó en parámetros comparables a los recomendados en ambientes hospitalarios

Otro dato relevante, es que en todos los resultados antes/después de instalar lámparas ultravioleta, la mejora de la Calidad del Aire Interior (CAI) se situó en parámetrosCJ comparables a los recomendados en ambientes hospitalarios, incluso al nivel más exigente para salas de operaciones según la norma UNE 100012 de higienización de sistemas de climatización.

Luz Ultravioleta. La tecnología más prometedora de los próximos años en prevención de enfermedades de trasmisión aérea.

El virus causante del COVID19 ha venido para quedarse y tendremos que convivir con él, como ya hacemos con otras enfermedades de trasmisión aérea como la gripe. La Pandemia iniciada a principios de 2020 ha supuesto un cambio de paradigma en la compresión de los aerosoles y su importancia a la hora de trasmitir la enfermedad en espacios interiores.

Adortunadamente tenemos tecnologías capaces de afrontar esta situación y la Luz Ultravioleta de Onda Corta es una de las más prometedoras para el presente y futuro de la prevención,  la calidad del aire y la salubridad de los espacios interiores.

Casos De Éxito
Conoce que puede hacer la luz ultravioleta para hacer más seguro los espacios inteiriores.

Profesionales de la Climatización

Omydes El Aire que respiras

Somos una empresa innovadora en el campo del mantenimiento de aire acondicionado e instalaciones climáticas. Nos valemos de las últimos avances en desinfección para garantizar la calidad y seguridad del aire de sus establecimientos.

3 Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button